Volvamos al campo | Árnica

Zaid Álvarez | Octubre 22, 2019

En momentos de crisis hay que volver a la naturaleza y empezar a usar los remedios que nuestros abuelos y abuelas nos enseñaron. Uno de ellos es la planta de árnica. ¿Pero cómo es esa planta? ¿Para qué sirve? La árnica es una hierba que crece principalmente en Europa central y en las regiones con clima templado de América del Norte. Las flores de la planta se usan en medicina así como también las hojas.

Sus hojas y flores sirven para prevenir la aparición de morados o hematomas, luego de golpes o contusiones. De igual manera, para ampollas, raspones o parecidos, el árnica en crema se usa como un agente antibacterial que evita infecciones.

La planta de árnica tiene múltiples usos medicinales.

¿Cómo se prepara? Existen diversas maneras. Una de ella es poner a hervir agua junto con las flores y hojas y luego dejarla en reposo. Cuando el agua esté tibia se aplica a modo de baño sobre la parte afectada durante media hora. Esto se puede repetir dos veces al día.

Otra manera de aplicarla es “machacando” las hojas conjuntamente con las flores hasta obtener el zumo. Se moja un pedacito de tela o algodón y se coloca sobre la parte afectada.

Entre tanto, la infusión de las hojas de la planta se puede usar como enjuague bucal para aliviar dolores relacionados con la garganta como la faringitis o la amigdalitis.