Asamblea Nacional 2020: un desacato, una sesión y una simulación

Ana Cristina Bracho | Enero 13, 2020

Luis Parra, diputado del Partido Voluntad Popular asumió en formal sesión de la Asamblea Nacional la Presidencia del Parlamento.

El 2020 inició en Venezuela como era previsible. El primer acto de relevancia política ocurrió el 5 de enero como está establecido en la Constitución y se trató de la Sesión de Apertura del Primer Período de Sesiones de la Asamblea Nacional. Sin embargo, considerando que el acto ocurrió nuevamente dentro del desacato de la Asamblea Nacional y en el contexto generado por la parte de la oposición que pretende ejercer el Poder Ejecutivo desde allí, el acto generó más interés que el que de ordinario tiene esta reunión que, llevada de la misma manera cada año, no tiene más valor que el de una formalidad.

La prensa se encargó de contar lo ocurrido. La convocatoria estando prevista en normas previas y de orden público, los diputados y diputadas acudieron al Parlamento, entraron al hemiciclo de sesiones salvo Juan Guaidó quien decidió no entrar al Palacio Federal Legislativo en tanto conocía que los votos de los diputados presentes no eran favorables a su reelección.

Para excusarse, tomó como bandera que no entraría si ciudadanos que le acompañaban no tenían acceso al Hemiciclo siendo que estos conocían que su cualidad de diputado o diputada se encuentra suspendida en virtud de las actuaciones de la Contraloría General de la República que los inhabilitó.

Por ello, un gran bululú tuvo lugar en el marco de distraer la atención de una sesión que se realizó sin micrófonos a las puertas del Parlamento donde Guaidó parecía inmolarse y una vez tomada la foto convocó a otro auditorio. 

A nosotros sobre esto, nos interesa en esto retener que:

Es decir, que lo que pide la normativa venezolana se dio aunque debamos esperar una decisión de la Sala Constitucional que determine si este acto es válido o tan sólo goza de la apariencia de validez por permanecer jurídicamente el Poder Legislativo en el mismo estatus.

La Oposición contra la Oposición

En las horas siguientes, Guaidó repitió el esquema de lo que realizó en el año 2019, convocando un acto para los medios, en un lugar distinto a la sede del Poder Legislativo, con un procedimiento que no es el que dispone el reglamento y sin que se haya anulado el acto parlamentario realizado, al menos con apariencias de validez, horas antes.

La actuación posterior estuvo llena de rarezas, la primera la composición del quórum.

Donde se observó que:

En tal sentido, lo fundamental es darnos cuenta que esto no es una sesión de la Asamblea Nacional en tanto estas tienen lugar en el Hemiciclo Protocolar, que, no es la instalación de las sesiones de la Asamblea Nacional que tiene un procedimiento previsto en el ordenamiento  jurídico y que no genera la invalidez de un acto que, aparentemente, fue realizado de manera válida el mismo día y según las formalidades que correspondían.

Nuevamente en este capítulo nosotros podremos observar que se trata de una jugada de fakelaw apoyada en la prensa y en obtener una supuesta legitimidad sobre el reconocimiento extranjero de lo ocurrido.