Volvamos al campo | Emprendamos

Zaid Álvarez | Marzo 10, 2020

«Seamos innovadores y no esperemos que las cosas nos caigan del cielo».

El día viernes me dirigí, junto a un nutrido grupo de compañeros, a la localidad de El Pinto, que se encuentra ubicada en el estado Monagas. Fuimos, entre otras cosas, a conocer la experiencia en materia agrícola que están desarrollando los campesinos, además de aprender un poco más sobre la materia.

Estando allá conocimos al señor Jesús Rodríguez, quien es una de esas personas que cree en la Venezuela potencia que tanto añoramos los que estamos en esta patria. Él es un ingeniero industrial, que producto de la guerra económica, decidió internarse en el mundo de los cárnicos y deshidratados.

Sin ayuda de nadie inició su emprendimiento que a la época ya va agarrando, como decimos en el Oriente venezolano, vuelo. “Los materiales que utilizo para hacer las máquinas deshidratadoras son reciclables. Aprendí a elaborarlos y, aunque en un momento me costó bastante por la poca experiencia, ya les agarré el ritmo”.

La meta de Jesús es producir a precios sumamente económicos, que el venezolano coma bien y que disfrute de un excelente producto. ¿Por qué no agarramos el ejemplo y nos ponemos a producir? Esa es la pregunta del millón que pocos sabrán responder. Seamos innovadores y no esperemos que las cosas nos caigan del cielo que sí podemos salir adelante en medio de todo esto.