Venezuela no puede ser inmolada

«No se puede desmayar en ese propósito, lo contrario sería llevar a Venezuela a la inmolación. Eso no debe ocurrir».

Este Domingo de Ramos, invocamos la bendición de nuestro Señor Jesucristo para los pueblos del mundo, que hoy necesitamos paz y salud frente a la terrible pandemia que nos toca sufrir.  

En el espacio de hoy quiero compartir con Uds. la transcripción de una buena entrevista sobre la actual coyuntura, que me realizó el periodista Eduardo Rodríguez Giolitti, por Unión Radio, el pasado jueves 2 de abril de 2020:

Elías Jaua: En primer lugar, yo creo que estamos ante la típica estrategia norteamericana de la zanahoria y el garrote: por un lado, enseñar el garrote, acusar, por cierto sin ningún tipo de fundamentos.

Hay que denunciarlo, el Presidente Nicolás Maduro ha sido incluido en una lista de búsqueda de narcoterroristas, al igual que otros funcionarios del Estado, y no se ha presentado ninguna prueba, ni entonces, ni el día de ayer (miércoles 1 de abril de 2020) en la rueda de prensa donde estuvo el Fiscal General de los Estados Unidos, el Secretario de Defensa. Puras acusaciones al aire, sin ningún tipo de registro, de evidencia del tránsito de las drogas o de la cuentas donde supuestamente se hace el lavado de dólares, o algún video de los embarques de los supuestos cargamentos.

Son suficientemente conocidas las rutas del narcotráfico, por ejemplo, en las investigaciones que ha mostrado la DEA del tráfico de drogas desde Colombia, se evidencia que el 80 por ciento de la droga que llega a Estados Unidos se hace desde el Pacífico, por la costa pacífica norteamericana. Saliendo desde Colombia y entrando por la costa pacífica o por la frontera mexicana; de eso hay videos, hay submarinos incautados fabricados por los propios narcotraficantes.

Nada de ese tipo de pruebas se ha mostrado en las acusaciones contra el Presidente Nicolás Maduro ni contra el resto de los funcionarios, ni contra el ministro de la Defensa, General en Jefe Vladimir Padrino López. Eso, respecto a ese tema tan grave y peligroso.

Segundo, sobre el tema de la propuesta hecha por el Secretario de Estado, sobre un supuesto gobierno compartido, que él llama Consejo de Estado. Ahora sacan la zanahoria, ¿qué nos dicen?: los que quieran salvarse, tienen este puente.

Esa propuesta es una ignominia a la soberanía de un país, de una nación, al derecho internacional; los Estados Unidos no tienen ninguna facultad para dictarle a Venezuela qué forma de gobierno debe adoptar, eso es un asunto exclusivo de los venezolanos y venezolanas; nos lo ganamos, no ahorita, lo conquistamos en 1811 cuando declaramos la Independencia.

El acta de Independencia dice, Eduardo, que los venezolanos tenemos derecho a darnos nuestra propia forma de gobierno, textualmente así lo escribieron nuestros padres libertadores. De manera que somos los venezolanos los que podemos decidir, en el marco de nuestra Constitución, qué forma de gobierno y  qué acuerdo podemos lograr para salir, bueno, de este conflicto que sin duda alguna es un conflicto que está impactando negativamente a los venezolanos y venezolanas. Pero que no se va a resolver por la vía de la imposición de un gobierno desde el extranjero, y mucho menos de un gobierno que sea producto de una invasión o una intervención militar,  que cada día  lamentablemente es una amenaza más real para nuestro país.

Periodista Eduardo Rodríguez: En oportunidades anteriores, Elías Jaua se ha pronunciado a favor de acuerdos, en medio de esta coyuntura. De todas, todas, esta propuesta de los Estados Unidos es imposible que coadyuve, hay que ver qué pasa con el resto de la comunidad internacional, en una forma de impulso para posibles acuerdos, que no sea tomada en cuenta como el dictado de una forma de gobierno; es decir, indirectamente qué hay que decir sobre la necesidad que hay en este momento en Venezuela para un acuerdo…

Elías Jaua: Bueno, en primer lugar, yo lo único que rescato de ese planteamiento norteamericano es que hay un reconocimiento de  una realidad, que es la inviabilidad de que el fallido gobierno paralelo que intentaron montar en la figura de un supuesto presidente encargado, el diputado Juan Guaidó, pueda concretarse.

Guaidó no tiene ninguna viabilidad dentro de Venezuela, Estados Unidos ha tomado conciencia de eso; no tiene ni la legalidad ni la constitucionalidad, ni la fuerza política para imponerse desde adentro.

Y yo creo que ese es un tema que hay que anotar, que lo que parecía un dogma absoluto en la política norteamericana de imponer a toda costa a Juan Guaidó como presidente, ahora ha habido un paso atrás, y eso es importante entonces para que, en Venezuela, los dirigentes venezolanos y venezolanas podamos sentarnos y encontrar, digamos, fórmulas y mecanismos dentro de la Constitución, que nos permitan retomar lo que yo he llamado, recordando una frase  de Willian Lara, en los años 2002, 2003, 2004, una administración democrática, y yo he agregado, pacífica y soberana de este conflicto, como efectivamente lo logramos después del año 2004, fuimos a referéndum revocatorio, hubo estabilidad política, se sucedieron los procesos electorales siguientes, y bueno, hubo una coexistencia pacífica de dos proyectos que son antagónicos.

Yo creo firmemente en esa posibilidad, y yo creo que si hay voluntad política, pensando, no en los intereses políticos de cada quien, en los temores de cada quien, sino fundamentalmente en el pueblo sufriente, Eduardo, que es sobre el cual se ha cargado las consecuencias de este prolongado conflicto, especialmente después del fallecimiento del Comandante Hugo Chávez, donde se rompieron todas las reglas del juego y las consecuencias para nuestro pueblo en materia económica, social, en su tranquilidad, son bastante preocupantes, bastante graves diría yo.

Periodista Eduardo Rodríguez: Elías Jaua, yo digo una frase muy personal, que a veces la presión es una aliada antipática; que nos obliga a dar el mejor, el mayor esfuerzo. En este momento Venezuela está bajo una altísima presión, una creciente presión motivada por la pandemia, y dentro del problema concretamente sanitario, entonces convergen, bueno, aspectos económicos, y aspectos políticos como estos que estamos hablando, que son importantes.

¿Qué papel crees tú que puede jugar esta presión reinante en Venezuela a la que no escapa el planeta, para que las partes hasta ahora imposibilitadas de avanzar en un acuerdo nos puedan dar alguna noticia, nos puedan incluso sorprender positivamente, que pueda pasar algo en favor de Venezuela y todos los venezolanos en materia de un acuerdo?

Elías Jaua: Sí, Eduardo es lo que yo me he atrevido a plantear en el artículo que escribí el domingo pasado, que nombré Taima. Una taima no es una suspensión del juego, de la disputa. Una taima es un momento para atender una necesidad, una emergencia. Los que jugamos en la calle, alguien le daban ganas de ir al baño; taima, voy al baño; o la mamá de otro le pegaba un grito; fulanito; taima me está llamando mi mamá; venía un carro y había que apartarse, taima.

Bueno, esta pandemia es como eso, una emergencia que apareció en medio de un conflicto político prolongado en Venezuela, y que requiere entonces que nos paremos a atender la necesidad inmediata. Por cierto debo reconocer que el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro lo ha hecho de manera oportuna, apegado a las orientaciones de la OMS, y ha logrado tener una curva aplanada, mientras en el resto de los países crece exponencialmente el número de contagios.

Yo creo que hay que reconocer las cosas buenas, justas, responsables, que el Gobierno ha hecho en esta materia de la pandemia, pero no solo es el tema sanitario, sino las consecuencias económicas y sociales que la cuarentena social ha generado en todo el mundo, la paralización de la producción, ya hay una recesión declarada por el Fondo Monetario Internacional, no se espera una recuperación hasta el año 2021 si no se logra controlar o regular de alguna manera la propagación del virus, de manera que para una economía ya fuertemente impactada por el conflicto político y por el sistema de sanciones ilegales que se ha impuesto a Venezuela, como congelación de sus bienes, las dificultades para acceder al comercio internacional, entre otras, bueno, requiere que efectivamente haya un pensamiento más allá del conflicto.

Y yo creo que, aunque parezca imposible, hay que seguir insistiendo en eso, hay que seguir insistiendo en eso. Creo que hay buenos indicios, el Presidente Nicolás Maduro ha insistido de manera sistemática en la idea del diálogo. La semana pasada propuso que las sede de la Nunciatura fuera el espacio de un diálogo, atendiendo por cierto, a un planteamiento que hizo Henrique Capriles, excandidato presidencial y dirigente de la oposición venezolana; es decir, hay voces de lado y lado que se levantan para pedir un tiempo que nos permita abordar esta pandemia, y en paralelo, buscar la manera de una regularización democrática del conflicto. Porque lo contrario es seguir caotizando a la sociedad venezolana, al Estado Venezolano, con consecuencias impredecibles, en materia de salud, y en materia económica y social.

Imaginemos por un momento, Dios nos libre, Eduardo, de una intervención militar extranjera. Hemos visto, Estados Unidos es el país con mayor número de contagios, ahora mismo hay una emergencia en el portaaviones Theodore Roosevelt, donde hay más de 200 marineros contagiados, o sea, ¿Eso es lo que nosotros queremos? ¿Un desembarco de marines contagiados de Covid-19, para solucionar nuestros problemas? Yo creo que es el momento de la altura por nuestra Patria y de la altura por nuestro pueblo. Venezuela no puede ser inmolada.

Periodista Eduardo Rodríguez: Te dejo esta pregunta: ¿Es innegociable la salida de Maduro del poder para intentar cualquier tipo de acuerdo, de aproximación y de diálogo? Porque fíjate que Guaidó, prácticamente al unísono del anuncio que hacían los Estados Unidos, proponía un Consejo de Gobierno, un Gobierno de Emergencia mixto, incluso eso le ganó a Guaidó dentro de la oposición algunas reacciones en contra, porque Guaidó decía; tenemos que ir a un gobierno que incluya al chavismo, pero claro, Guaidó deja siempre por fuera a Maduro y a sus más cercanos colaboradores. Yo quisiera tu respuesta al regreso y tu análisis al respecto, así que por favor te ruego te mantengas en la línea telefónica. Es Elías Jaua Milano, regresaremos.

SEGUNDA PARTE

Periodista Eduardo Rodríguez: Fíjate, en esta propuesta coincidente entre del Departamento de Estado de los Estados Unidos y Juan Guaidó de ir hacia un proceso de transición con un Consejo de Gobierno, fíjate que Guaidó dice que tiene que ser un gobierno mixto, con el chavismo presente, pero sin Maduro y algunos de los funcionarios más cercanos. Yo te pregunto, de todas, todas, ¿es innegociable la salida de Maduro a la hora de pensar en cualquier tipo de acuerdo, en cualquier tipo de transición?

Elías Jaua: Eduardo, comienzo por responderte que no hay una coincidencia entre la propuesta de Guaidó y los Estados Unidos, simplemente Guaidó es expresión interna de la propuesta de los Estados Unidos, porque Guaidó es una mera pieza de este juego de intervención y de presión que ha decidido el gobierno de los Estados Unidos para producir lo que ellos llaman un cambio de régimen en Venezuela. Guaidó no es un actor autónomo, Guaidó es expresión de un juego de intervención extranjera en nuestro país, inaceptable para un país con un historial de lucha por la libertad, por la Independencia como lo es Venezuela, país donde nació Simón Bolívar. Aunque para algunos esto no importe nada, Venezuela tiene una carga histórica, que es ser la Patria de los libertadores y las libertadoras de todo este continente, los y las que trajeron las ideas republicanas a nuestro continente, las ideas de Independencia, libertad, y eso lo hemos cultivado a lo largo del tiempo y nos obliga en el presente.

Todos los presidentes de Venezuela han sido producto, muchas veces de guerras civiles, de conflictos; de golpe, en los últimos 60 años han sido producto de elecciones, pero siempre lo hemos decidido los venezolanos y las venezolanas. Por eso, un Gobierno no puede ser el resultado de una imposición extrajera, o un pacto forzado por una amenaza de intervención militar. El garrote de nuevo.

Por eso lo más importante que negociar una figura presidencial, que  en el caso de Guaidó no tiene nada qué negociar, Guaidó no gobierna el territorio, no controla ninguna institución, es una presidencia, además de ilegal,  absolutamente ficticia, por lo tanto no es un gesto auténtico. 

Un gesto auténtico de desprendimiento por parte de Guaidó debe ser contribuir a que el conflicto venezolano salga del campo de decisión de la Casa Blanca y se coloque aquí en Venezuela, entre los venezolanos, ente los factores políticos que tienen que decidirlo.

Por otro lado, es una estrategia, todo parece una estrategia destinada a dividir el chavismo y eso no es honesto, mediante la zanahoria para algunos y el garrote para otros.  

Entonces, creo que los acuerdos pasan, en primer lugar, por poner las prioridades de la gente, la salud de la gente, la economía de la gente, el salario de la gente y el retorno de nuestra gente a su Patria.

En segundo lugar, cómo logramos recuperar la confianza y que todos los factores tengamos garantías para que los procesos electorales que vienen,  en este año el parlamentario y los subsiguientes, y los que pudieran surgir producto de acuerdos políticos en el mediano plazo, sean confiables para todos los factores políticos y sean los venezolanos y las venezolanas los que decidamos, como históricamente lo hemos hecho, cuál es la forma de gobierno que queremos darnos.

Periodista Eduardo Rodríguez: ¿Cómo describirías la cohesión posible en el chavismo en estos tiempos de crisis, de alta presión, ante esta estrategia destinada a dividirlo, tal como tú lo acabas de decir, de qué manera encuentra al chavismo esta estrategia, tal como tú la describes?

Elías Jaua: Mira, como yo lo he dicho muchas veces y el comandante Chávez también lo reconoció muchas veces, en el chavismo confluyen distintas corrientes políticas e ideológicas, así ha sido desde su formación, específicamente desde 1996 para acá, una vez que se definió transitar el camino pacífico y electoral.

Pero hay algo que es común al chavismo, y es el antiimperialismo, es decir, la profunda raíz bolivariana de rechazar cualquier forma de subordinación o de imposición extranjera.

Por eso, todas estas acciones parten de un desconocimiento absoluto del principio que unifica al chavismo, que es el nacionalismo, que es la independencia, que es la soberanía, que es el rechazo a cualquier forma de intervención extranjera. Por eso hoy, todas esas acciones lo que hacen es aglutinarnos más como fuerza nacional, patriótica, independentista, en torno a la defensa del derecho a la autodeterminación nacional.

Incluso, hace que las contradicciones internas que siempre han existido en el chavismo como expresión de una fuerza plural, se subordinen a la estrategia principal, que es la defensa del derecho a la Independencia de Venezuela, el derecho a la paz de Venezuela, el derecho a la autodeterminación nacional.

Periodista Eduardo Rodríguez: Elías Jaua, hemos visto que Maduro nos dice que el precio del petróleo está por debajo de los costos de su producción, hemos visto a Maduro pedirle ayuda financiera al FMI y sabíamos la situación apremiante que ya traíamos antes de la situación del coronavirus, y que se complica, se hace más fuerte en medio de la pandemia. Tú fuiste Canciller en el año 2014, correcto,

Elías Jaua: 2013-2014

Periodista Eduardo Rodríguez: ¿Cuéntame, desde tu punto de vista con qué apoyos posibles, con qué recursos posibles cuenta Nicolás Maduro y su equipo para encarar esta situación, en medio de todas estas presiones que tú estás describiendo? Incluso, desde el punto de vista geopolítico, es decir, ¿bajo qué figura, podría Nicolás Maduro, en tiempos como estos, mantenerse a flote?

Elías Jaua: No es un problema de Nicolás Maduro de mantenerse a flote, es un problema del país, del derecho del pueblo venezolano a vivir con tranquilidad, a disponer de un salario para poder adquirir los bienes necesarios, de contar con los servicios, de tener todas las garantías,  todos los derechos que habíamos logrado en la primera década de este siglo XXI, bajo el liderazgo del Presidente Chávez. Por eso yo planteo que no es un problema que se puede cargar solo al Presidente Nicolás Maduro, es un problema que tiene que ser, digamos, la preocupación y la ocupación de toda la dirigencia política nacionalista, patriótica, democrática de Venezuela.

Para lograr por ejemplo, liberar un conjunto de recursos congelados de manera ilegal, secuestrados, por distintos países del mundo, o por distintas instituciones financieras, para poder aplicarlos en un programa de inversión, de recuperación productiva del país.

Venezuela cuenta con un aparato industrial, científico y tecnológico que se expandió durante la primera década de este siglo durante el mandato del Comandante Hugo Chávez, y que rápidamente puede ser reactivado si tenemos los recursos para adquirir los insumos.

Entonces paso a lo segundo, requerimos un acuerdo que exprese la unidad nacional para logra ir desmontando paulatinamente el conjunto de sanciones y poder tener acceso a los insumos necesarios para reactivar el aparato productivo de Venezuela y con ello tener disponibilidad de los bienes y servicios que requerimos los venezolanos.

Periodista Eduardo Rodríguez: Y si no se levantaran las sanciones en el tiempo, ¿cómo podría hacer Nicolás Maduro, ante los intereses de todos los venezolanos?

Elías Jaua: Bueno, te digo, no solo es un problema de Nicolás Maduro, este problema trasciende a Nicolás Maduro…

Periodista Eduardo Rodríguez: Tiene la responsabilidad…

Elías Jaua: Sí, y también la tienen todos los dirigentes políticos, unos más unos menos.  En todo caso, lo que yo te digo es que cualquier decisión que se tome para encontrar la salida de este laberinto, tiene que ser una decisión de los venezolanos y las venezolanas, en el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Es lo que yo creo, y la tesis que seguiré defendiendo en función de promover el encuentro y la tranquilidad de la familia venezolana, que tiene derecho a vivir en paz, con dignidad. No se puede desmayar en ese propósito, lo contario sería llevar a Venezuela a la inmolación. Eso no debe ocurrir.

Periodista Eduardo Rodríguez: Bueno, Elías, gracias por estos minutos, pronto tendremos otras oportunidades, un gran abrazo.

Elías Jaua: Dios mediante.